La clave está en operar según tu estilo personal

Hemos formado a más de 400 alumnos a lo largo de los años y gracias a eso hemos tenido la posibilidad de conocer gran cantidad de perfiles, contextos y situaciones personales. Es realmente impresionante ver cómo todas esas personas quienes aprenden un mismo método, quienes están expuestas al mismo contenido, operan de formas tan diferentes unas de otras y obtienen resultados igual de variables.

Hay que mencionar que siempre habrá el alumno que se frustre ante esta situación porque no logra tener los mismos resultados que sus compañeros, pero es necesario entender que una formación de trading y el pasar a operar es tal y como si estuviéramos en una clase de cocina. El docente imparte unas bases y una metodología, entrega unos ingredientes, los mismos para cada alumno y les pide que hagan un platillo con ellos. Incluso si TODOS intentarán hacer la misma receta, es muy probable que los resultados de cada uno serían diferentes: la sazón, el sabor, las porciones.

De la misma manera nos encontraríamos con varios tipos de cocineros (traders):

  1. El unicornio rosado, ese que lo hace perfecto en sus primeros intentos y que tiene una habilidad innata para lograr enormes resultados, que casi pareciera que nació para esto y que incluso puede darse el lujo de innovar y ponerse creativo en ciertos momentos. Es el típico al que todos quieren copiar, todos quieren ser como él y la realidad es que nunca lo serán e intentar hacer lo mismo que él hace puede traer resultados poco favorables.
  2. El metódico, ese que se apega 100% a la receta, a la fórmula, suele ser muy cuadriculado en su forma de hacer las cosas y si bien siempre hemos dicho que es supremamente importante apegarse al método, tanta rigidez suele pasar factura y hacer que se frustre en ciertos momentos cuando las cosas no salen como quiere.
  3. El promedio, es ese alumno que no lo hace mal, pero tampoco es de premio. Cumple los requerimientos mínimos y con las habilidades que desarrolla puede vivir de lo que hace sin mayores complicaciones. Podría decir que en el trading este alumno representa el 60% de las personas que viven verdaderamente de los mercados financieros.
  4. El frustrado, es un alumno que sencillamente se encuentra en cualquier industria, cualquier carrera, en lo que sea. Es esa persona que de entrada no tiene una enorme capacidad para lo que está intentando hacer, se compara con los demás y termina por incluso hablar mal de quienes les enseña. Pueden pasarse de formador en formador, de escuela en escuela y siempre le echarán la culpa a los demás.

Es importante aclarar que también hemos tenido de estos alumnos y la gran mayoría ha logrado mirar dentro de sí y darse cuenta que lo que realmente necesitan es dedicarle un poco más, estudiar un poco más, preguntar e involucrarse mucho más y no sencillamente tirar la toalla a las primeras de fracaso.

Así podríamos describir una enorme cantidad de perfiles de alumnos, pero lo realmente importante es que entiendas que no hay nadie como tú y que tampoco deberías intentar ser otra persona que no seas tú. Lo mejor es conocerte a ti mismo, trazar un plan según tus conocimientos, contexto, disciplina, estilo de operativa, capital y combinar esto con un método que tenga una probabilidad estadística y que te permita obtener resultados operando como tú.

Esta web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estás dando tu consentimiento de las mencionadas cookies y de la política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies